Ventaja Competitiva Personal. Qué es, por qué trabajarla y cómo crearla

Marca Personal​

Vivimos en un mundo global, interconectado, cada vez más pequeño, como una especie de Aldea Global (Marshall McLuhan) que trae consigo un nuevo entorno socio-laboral y económico cada vez más competitivo, incierto, líquido, cambiante, volátil.

Un mundo donde cada profesional debe competir contra una masa homogénea de profesionales. Profesionales que están igual o más preparados, con mejores servicios, más experiencia, quizás tengan una mejor red de contactos e incluso puede que sean más atractivos. Un mundo que está cambiando incesablemente y como siempre dice mi colega, socia y amiga Eva Collado: “Necesitamos poner en juego las competencias clave para que nuestra carrera profesional no se detenga y poder sobrevivir a la nueva realidad laboral”. (Por cierto, si quieres obtener todas las claves sobre cómo afrontar estos nuevos retos profesionales , te recomiendo que leas su libro “El Mundo Cambia ¿y tú?“).

Si amig@, somos much@s y hay mucha gente que está haciendo un muy buen trabajo. Que cuenten contigo para algo serio, no es nada fácil.

Entonces… ¿cómo podrías sobresalir del resto de profesionales? ¿Qué es lo que haría que alguien interesado en tu actividad como profesional te eligiera a ti y no a otro?

Bajo mi punto de vista, creo que la mejor manera de destacar y posicionarse como referencia en un sector determinado es impregnar a tu producto y/o servicio de toda la complejidad de tu identidad, creando algo único, raro y por tanto, muy valioso. Para entendernos, necesitarás crear la percepción en el mercado de que puedes ofrecerle algo que sea reconocido como un “bien escaso”.

Eso es precisamente la ventaja competitiva personal: el posicionamiento psicológico que va a hacer que se creen asociaciones entre tu propuesta de valor, tu servicio/producto y las necesidades de tu audiencia. En ese lugar es donde vas a encontrar tu ventaja competitiva personal.

Y descubrirla y trabajarla adecuadamente es algo que podría llevarte a estar en primera posición cuando alguien busque un servicio, producto o propuesta profesional como la que tu ofreces, aumentando las probabilidades de ser contratado y por tanto, ser remunerado por ello.

¿Por qué deberías trabajar en tu ventaja competitiva personal?

Porque es más rentable, tanto en tiempo como en dinero. Los recursos de los que disponemos son limitados y trabajar en crear una ventaja competitiva personal sobre aquello que te hace único, mejorarlo y hacerlo muy bien, paga más dividendos que trabajar por ser “aceptable” en muchas cosas.

De acuerdo, el ser humano es curioso por naturaleza. Todos necesitamos explorar cosas nuevas. Además es muy sano para nuestra mente experimentar, probar, crear, leer sobre cosas que no sabemos, enriquecernos, hacer cosas nuevas. Pero no estamos hablando de una dicotomía: no debes decidir sobre trabajar en tu ventaja competitiva personal o ampliar tus horizontes. No es excluyente.

Sencillamente, podría tratarse de aplicar bien el Principio de Pareto (el 20% de los factores explican el 80% de los resultados) y centrar nuestros recursos en trabajar lo que nos hace muy únicos. 

A continuación te enumero algunos beneficios que debería tener el hecho de desarrollar tu ventaja competitiva personal

  • Serás más coherente
  • Comunicarás sensación de consistencia sobre aquello que haces, dejando a un lado la confusión y creando un mensaje memorable. 
  • Generarás confianza (serás más creíble) porque ofrecerás soluciones a problemas reales.

¿Cómo crear tu ventaja competitiva personal? 

Como te he comentado más arriba, creo que la mejor manera de trabajar una ventaja competitiva personal es generando un bien escaso. Pero, ¿Cómo hacer eso?

Según mi criterio, deberías trazar un camino o secuencia de trabajo parecida a ésta:

  1. Empezar por el Auto-Reconocimiento, para poder analizar y poner orden en el en la complejidad de tu identidad, identificar qué es lo que te hace único e irrepetible. Este proceso no debería ser un proceso en el que invirtieras tiempo y recursos ilimitados. Recuerda que no debes perder agilidad. Para que puedas hacerlo de manera ágil, recuerda que dispones de la herramienta “Capital Vital”, para que puedas hacer este proceso de manera ordenada, pero sin perder la agilidad. Te dejo aquí el enlace.
  1. Crear una Propuesta de valor. A partir del análisis de auto-reconocimiento, luego deberías focalizar los resultados sobre tu valor diferencial. Aquí ya estás empezando a desarrollar tu ventaja competitiva personal y a definir qué es aquello que haces mejor que nadie.
  2. Construir tu mensaje. Para comunicar tu ventaja competitiva personal, deberás crear un mensaje sencillo, claro y honesto.

Si necesitas trabajar en tu ventaja competitiva personal o necesitas que forme a un grupo de personas sobre cómo crearla, puedes escribirme a info@fransegarra.com

Deja un comentario

shares