#Branding, mundos de fantasía y el sesgo de confirmación

Branding

Lo siento, a ningún empleado le interesa la newsletter sobre las vacaciones del CEO y sus reflexiones de una tarde de verano. 

Lo siento, pero nadie responde lo que piensa en tu encuesta sobre el clima laboral.

Me sabe mal decirte que a nadie le importa tu mundo de fantasía de branding, logos y diseños web acojonantes y super-caros.

Lo siento, pero es altamente sospechoso que todo funcione tan bien dentro de tu organización. “Y ya lo dijo Elvis Presley: “No podemos seguir juntos si sospechamos mutuamente.” (Manifiesto cluetrain, punto 29)

Siento cargarme tu fiesta.

Marcas que viven en un colorido mundo de fantasía.

Hay estrategias de branding que son más parecidas a estrategias de creación de mundos de fantasía y felicidad en los que se consigue tangibilizar lo intangible y parece que se demuestra con datos, que lo que se está haciendo funciona.

Pero… ¿Y si las variables que mides solo existen en un mundo de fantasía que has creado para que tu marca viva feliz? ¿Y si la realidad de la empresa no es la que tu crees que es? ¿Y si estás generando un conocimiento solo para convencer a ti y a los tuyos de una realidad inventada? 

El sesgo de confirmación probablemente esté saboteando los resultados de lo que medimos en base a las propias creencias o hipótesis.

¿Hay alternativas? ¿Podríamos medir de otra manera?

¿Cómo podemos medir cuán feliz es un país? Eso es lo que se plantearon los creadores de NEF, que decidieron romper los esquemas de los indicadores sociales con una interesante propuesta: el Happy Planet Index (HPI).

NEF propone un indicador alternativo sobre la medida de la calidad de vida y bienestar de una sociedad.

El HPI “refleja el promedio de años de vida feliz producidos por una determinada sociedad, nación o grupo de naciones, por unidad de recursos planetarios consumidos. Dicho de otra manera, representa la eficiencia con que los países convierten los recursos finitos de la Tierra en bienestar experimentado por sus ciudadanos” (HPI según sus creadores).

A partir de esta interesante propuesta, podemos intuir que quizás no siempre debamos medir lo mismo, una y otra vez, para autocomplacernos a nosotros mismos constantemente.

Foto: Simone Artibani

Deja un comentario

shares