La nueva realidad de siempre

Sin categoría

¡Hola! Si eres lector de este pequeño blog, ya te habrás dado cuenta que durante estos meses he estado callado, sin hablar demasiado.

No decir nada también es una manera de comunicar. Esta ha sido mi estrategia de comunicación hasta el momento: he decidido no tomar partido en emitir opiniones sobre todo lo que ha sucedido.

Lo he decidido así porque, este espacio de tiempo en el que hemos vivido lo impensable (pandemia, confinamiento y sus desastrosas consecuencias…), he encontrado un tiempo muy valioso para parar, analizar, explorar el nuevo contexto y pensar qué es lo que puedo aportar, desde mi pequeña parcela de voz. 

Calma, estamos viviendo nuestro tiempo….

Como te comentaba, mi intención ha sido sobre todo, no sumarme al carro del “hablar por hablar”. No he querido participar del ruido con el que, con las manos en la cabeza, muchos anunciaban el nacimiento de un nuevo y terrorífico mundo.

También he visto (con cierto estupor) cómo algunos de mis referentes han “aprovechado” para crear una narrativa al estilo “que viene el lobo” para crear una sensación de urgencia a su favor, del estilo…

…“todo ha cambiado, te estas quedando fuera…compra mi producto”….

Por supuesto, entiendo también que todos y cada uno de nosotros intentamos ganarnos la vida como buenamente podemos, con la mejor de las intenciones.

Desde este pequeño espacio me gustaría lanzar un balón de oxígeno a los que sufren las consecuencias de todo lo que ha pasado y a la vez lanzar una pequeña “colleja intelectual” a los que se dedican a crear necesidades alarmistas sin cuestionarse antes si realmente existen.

…y construyendo nuestro Zeitgeist

Y ahora sí, opino e intento mantener la calma: sencillamente estamos “viviendo nuestro tiempo”, estamos construyendo el espíritu de nuestro tiempo.

Zeitgeist, me encanta esta palabra alemana. Recuerdo perfectamente  escucharla por primera vez en clase de filosofía cuando estudiaba en bachillerato. Es de esos conceptos que, por alguna razón, se te quedan grabados para siempre. Y últimamente es recurrente evocarla en mis pensamientos cuando intento entender las consecuencias psicológicas de todo lo que hemos vivido estos últimos años.  

La traducción literal de Zeitgeist es “el espíritu (Geist) de un tiempo (Zeit)“. Y en las circunstancias en las que nos encontramos, el significado profundo de esta palabra es más entendible que nunca. 

¿Nuevo mundo? ¿Nueva realidad? ¿Tiempos revueltos?…. ¡Claro que sí! Vivimos tiempos complejos, inciertos, difíciles, sin duda… pero no nos engañemos, siempre han sido tiempos complejos, inciertos y difíciles.

Las generaciones de humanos que nos han precedido también han tenido que construir nuevos significados sobre todo lo que les rodeaba en ese momento.

También tuvieron que adaptarse a un entorno cambiante, volátil e incierto. Y eventualmente, mucho más que ahora.. Y cuando lo lograron, también se sintieron especiales por ello.

La nueva realidad de siempre

De la misma manera que las generaciones que nos han precedido y las generaciones que vendrán, nuestro trabajo es adaptarnos a los nuevos significados sobre las cosas importantes de nuestra vida: familia, amor, vivienda, alimentación, empleo, trabajo…

Como parte de ello, deberás tomar decisiones sobre todo ello. Y algunas de ellas serán eventualmente muy complejas. Pero creo que eso es parte del trato sobre estar vivo. 

Vivimos en un nuevo mundo, lleno de cosas buenas, cosas malas, limitaciones y oportunidades…. como ha sido antes y como siempre será. A por ello, no queda otra.

Imagen: @Cristianhold

1 comentario en «La nueva realidad de siempre»

Deja un comentario