Inteligencia Artificial y Creatividad Humana: ¿hasta dónde estamos dispuestos a delegar?

El otro día me crucé con una noticia muy interesante: En el «Osaka Asian Film Festival» se presentó «Boy Sprouted«, un cortometraje cuyo guion ha sido creado por una inteligencia artificial llamada Furukoto. La película cuenta la historia de un niño que no le gustan los tomates. Y parece ser que la directora ha convertido esta inocua historia generada por IA en un thriller de esos que te enganchan.

Lo interesante de esto es que existe una empresa japonesa (ales-ai) que propone una IA basada en el procesamiento del lenguaje natural que de soporte (o quizás algun dia substituya) al proceso creativo del guionista.

Después de ver esto, me puse a explorar hasta donde interviene la inteligencia artificial en el proceso creativo humano. Si como a mi, se te ocurre explorar este terreno, aunque solo sea un poco, enseguida descubrirás que la IA tiene más intervención en las industrias vinculadas al proceso creativo humano de lo que pensamos.

En la industria del entretenimiento audiovisual, la IA casi cierra el círculo de intervención: analiza nuestros gustos y preferencias para crear los contenidos que más nos gustan (como hizo Netflix para crear House of Cards), nos recomienda lo que vamos a ver según nuestro perfil, escribe la historia de la película (como te comentaba antes, con el caso de la película Boy Sprouted), pone voz a los actores, en el caso que no tengan. La IA puede generar voces con un nivel de realismo y emocionalidad impactante, como ha sucedido con la voz de Val Kilmer, en la nueva entrega de la película Top Gun. La empresa que se ha encargado de esto es Sonatic, especializada precisamente en generar voces a través de IA. El nivel de realismo y de emocionalidad transmitida es realmente alta. Este vídeo de una demostración me ha parecido chocante, mirar hasta el final…. Y me aventuro a imaginar que la inteligencia artificial está presente en mucho más sitios a los que no he logrado llegar con mi pequeña investigación.

Por otro lado, la IA también está explorando otros campos, como las artes plásticas. Por ejemplo, la empresa OpenAI (fundada por Elon Musk y algunos de sus amigos) ha creado DALL E 2, «un nuevo sistema de IA que puede crear imágenes y arte realistas a partir de una descripción en lenguaje natural» según indican en su web. Es decir, que tu escribes con palabras la imagen que quieres obtener y el sistema lo genera para ti. Puedes probar su versión «mini» para explorar las posibilidades. Yo lo he hecho escribiendo «researcher exploring artificial intelligence». El resultado: la imagen usada para este post, que realmente daría para un extenso análisis de la misma.

La pregunta que yo me hago, con todo esto, es… ¿hasta dónde estaremos dispuestos a delegar algo tan genuinamente humano como el proceso creativo a las máquinas en pro de la productividad o de las ganancias comerciales?. En un mundo en el que cada vez externalizamos más procesos en la tecnología, debemos empezar a tomar este tipo de decisiones como especie.

Deja un comentario