#PersonalBranding para la “Generación Z”: 4 aprendizajes

Este mes de noviembre he tenido la gran suerte de participar en una formación sobre marca personal en Balmes Innova. En él, sucedió algo sorprendente: la mayoría de mis alumnos tenían entre 18 y 20 años… algo que salía absolutamente de mis planes. De repente y sin previo aviso… estaba absolutamente fuera de mi zona de confort. Pintaba divertido y … ¡vaya si lo fué! Y cuando sales de tu zona de confort solo puede pasar una cosa: que aprendas cosas nuevas. Aquí dejo 4 aprendizajes clave:

1 – Formar sin formar

La clase que mejor funcionó fue la última. Me deshice de transparencias y me senté a charlar con ellos. Una charla sobre Marca Personal. Sin powerpoint, sin herramientas, sin definiciones de conceptos, sin dinámicas, sin importar el orden, centrándome solamente en los objetivos fundamentales del curso, pero sobretodo, en dialogar. Simplemente sucedió así y creo que salió la mejor clase que he dado hasta el momento. Al menos yo lo disfruté como nunca.

2 – Los datos no son importantes, las historias si:

En mis formaciones tengo preparados algunos datos impactantes, bien citados sobre estudios bien fundamentados y serios, con los que alguna vez consigo convencer algún “pez gordo” sobre que todo esto de la marca personal o los embajadores de marca no solo es filantropía no me sirvieron de nada ….

A esta generación del big data, del “todoanalytics”… ¡quizás no le importan tanto los datos como parece! En cambio, vi sonrisas y cabezas asintiendo cuando hablamos o vimos ejemplos reales, historias emocionantes o comentamos algunas charlas inspiradoras .

3 – El core de la formación es irrelevante.

Marketing, marca personal, Branding, employer advocacy… ¡Olvídate del tema principal de tu formación! Lo importante aquí y para ell@s es el “viaje formativo” que puedas crear, sin premisas teóricas, sólo con argumentos creados conjuntamente. Como comentaba antes, olvidar el rol de “profesor” y adoptar un rol de “guía. Esto es algo que sinceramente, no había hecho nunca (y que nunca creí que sería capaz de hacer). Ellos me dieron la confianza para hacerlo y yo me solté.  Supongo que este punto no es exclusivo de esta generación, pero entenderlo me ha hecho crecer como profesional. ¡Gracias chic@s!

4 – Bajar del atril y disfrutar del viaje.

Intuyo que esta generación no necesita clases magistrales. Sospecho que quieren que les guíes. Creo que no les interesa tener delante a un formador, les interesa tener un@ compañer@ con el que compartir un viaje y con el que aprender juntos. ¡Y vaya viajecito!

En mi caso: un viajecito en el que he aprendido mucho, en el que ellos (espero) han aprendido algunas cosas de mi y en el que hemos aprendido muchas (¡muchas!) cosas nuevas juntos (esta, la mejor parte).

Gracias por deshacer roles ( alumnos, profesor…) y disfrutar de un diálogo de casi 30 horas en el que estoy convencido, todos hemos crecido mucho.

P.D. He de reconocer que tenía en clase dos compis de otras generaciones que me han facilitado muchísimo las cosas . Gracias José por equilibrarlo todo y gracias Marta por esa charla en la cafetería y por tu sinceridad…nunca 15 minutos dieron para tanto 🙂

Deja un comentario

shares