Adelante, ponte excusas

¿Crees que eres dueño de tu propio destino? 

¿En qué grado crees que eres responsable de lo que te sucede? 

A los pocos meses de iniciar mi segundo año en Psicología, empecé una asignatura llamada Evaluación Psicológica. La verdad es que ésta fue una de las asignaturas que más marcaron el desarrollo de mi carrera por dos motivos:

El primero, decidir definitivamente que no me quería dedicar a la psicología clínica. Pensé y sigo pensando que esta parte de la psicología es absolutamente vocacional, reservada a unos pocos. Personas con una inequívoca tendencia prosocial, de servicio. Con una altísima tolerancia a la frustración y un compromiso inmedible. Algo que admiro profundamente.

El segundo motivo fue descubrir un concepto que resonó fuerte en mí: la dimensión psicológica “locus de control”.

El locus de control es una propuesta de proceso psicológico que posee dos dimensiones: 

– La interna, es aquella en la que uno siente que tiene el control sobre lo que ocurre 

– La externa, en la que uno cree que aquello que le sucede es fruto de causas externas fuera de su alcance o del azar.

Conocer este concepto me dio la suficiente perspectiva para aceptar que somos capaces de controlar en qué grado creemos que influimos en aquello que nos sucede. Y también acepté que somos profundamente vulnerables. Somos expertos en atribuirnos fracasos y no reconocer ni celebrar nuestros propios éxitos.

Engáñate, si así lo deseas.

En efecto, podemos modular nuestra atribución en aquello que nos sucede. Aceptar nuestra influencia. O bien podemos seguir buscando deliberadamente atribuir el mismo resultado a un factor externo.

¡Si! Una vez más, podemos escoger. Si quieres eximirte de tus responsabilidades, adelante, ponte excusas. Créete que éstas te impiden lograr tus objetivos. Engáñate si así lo deseas. ¿Tomas el control o prefieres seguir con tu “suerte”? Elige.

Foto: Luneados .

1 comentario en “Adelante, ponte excusas”

Deja un comentario

shares