La disrupción es evolución orgánica

La disrupción es orgánica

Las (buenas) tecnologías y los (buenos) modelos de negocio deberían engranarse a través de un planteamiento disruptivo. La disrupción tiende a seguir las propias leyes de la naturaleza. Funciona de manera orgánica. Revitaliza aquel sector en el que surge y pone al alcance de todos sus integrantes los recursos necesarios para poder evolucionar.

Si participas en un sistema disruptivo, podrás observar que integra sólo aquellos recursos que necesita de su entorno. No precisa el excedente. No busca el almacenamiento. Solo recoge, de manera natural, aquello que aporta energía necesaria y suficiente para mantener su dinamismo. Crea sistemas sostenibles porque elimina pasos innecesarios  y economiza al máximo sus recursos para optimizar procesos que se preparan para la acción, para que las cosas sucedan, para que ocurran, no para que sean perfectas.

Por eso, cualquier planteamiento de organización bajo esta visión, tiende a eliminar la burocracia, papeleos y trámites inertes así como también prescinde de puestos “engranaje”, creando canales de comunicación directos entre sus partes imprescindibles.

La disrupción es evolución

Lanza, luego aprende y después, evoluciona. Si la naturaleza hubiese esperado a lanzar para ser perfecta, ¿dónde estaríamos? La naturaleza prueba, ensaya, comete errores, aprende y corrige, pero nunca se detiene. Siempre está en acción. Luego si la naturaleza funciona de una determinada manera, ¿quiénes creemos que somos para funcionar en su contra? Te propongo que, en tus procesos (corporales, mentales, personales, profesionales…) integres procesos disruptivos. Optimiza tu vida. Aprende del fallo. No pretendas dar el primer paso con aquello perfecto, no es natural, no es orgánico, no es real, no es humano.

Foto credit: PerlssDj

Deja un comentario

shares