4 ideas para adueñarte de las siguientes 24 horas

Existe una cita, de esas que se comparten en Facebook que un día leí y, realmente, me marcó:

“Un día es una vida en miniatura”.

Y esa frase me hizo reflexionar en que, si muchas veces no somos capaces ni tan solo de controlar un solo día de nuestra vida , ¿Cómo pretendemos tomar el control de una vida entera?

Quizás ser capaces de vivir como queremos en el plazo de un día, sea un excelente entrenamiento para tomar el control del resto de nuestra vida.

Por eso, desde hace algún tiempo, me aplico 4 puntos imprescindibles para controlar, al menos, las siguientes 24h que pasaré en este mundo:

1 – Trabajar mi consciencia:

Ya se que puede resultar algo demasiado meta-físico o filosófico, pero creo que la clave del control del tiempo reside en entender su esencia. Y entender que no existe.

[clickToTweet tweet=”El tiempo ni se tiene ni no se tiene, ni se guarda, ni se recupera, ni se compra ni se vende” quote=”El tiempo ni se tiene ni no se tiene, ni se guarda, ni se recupera, ni se compra ni se vende”] Es una convención que hemos establecido en sociedad para poder entender el paso de nuestra vida de una manera compartida y poder ordenar la realidad.

Y en su reparto, a todos se nos han entregado 24h cada día para poder invertirlas en lo que uno crea oportuno. Y es en este punto donde cabe peguntarse: ¿En qué y para qué inviertes cada una de las 24 horas de las que dispones? ¿Crees que alguien o algo externo a ti se las está adueñando?

Trabajalo.

2 – Trabajar mi mentalidad de “agente libre”.

Tener una mentalidad de agente libre significa trabajar para ti y comprometerte con tu estrategia y objetivos personales más que con cualquier otra cosa. ¿Eso es egocentrismo? Quizás si lo sea, pero es egocentrismo positivos. Por qué, ¿cómo vas a entregar lo mejor de ti si no estás comprometido en sacar lo mejor de ti mismo? Difícil, por supuesto.

Para lograr una mentalidad de agente libre, aquí van unos tips:

  • Marca tu propio ritmo de trabajo
  • No hay un trabajo “para toda la vida”
  • Adoptar la flexibilidad como una manera de entender la vida.
  • Adoptar mentalidad de emprendedor, ya sea dentro o fuera de una empresa.

3 – Mejorar mi Disciplina

Imagina que nadas contracorriente. Una corriente fuerte. ¿que sucede si dejas de brazear? Eso es el tiempo. Si dejas de empujar, se te lleva la corriente. Su fuerza te arrastra.

El control del tiempo requiere entrenar y conseguir desarrollar la disciplina necesaria para evitar dejarse llevar por el rio de la vida.

4 – No mezclar el tiempo con el dinero.

Muchos gurús de la productividad evangelizan sobre la importancia de no vender tu tiempo a cambio de dinero. Yo creo que el tiempo y el dinero tienen el valor que tú le quieras entregar. Hay ocasiones que pasamos mucho tiempo a cambio de poco dinero (empezar una StatUp, un nuevo proyecto, aprender un idioma o trabajar en algo que permita pagar tus facturas a final de mes). Y eso no es ni vender tu tiempo ni venderte a ti mismo, siempre que haya una estrategia y un control detrás y sobretodo, que andes el camino que deseas andar.

Debes “jugar” a este juego bajo tus reglas. Toma el control. Decide. Monitoriza y analiza. Vuelve a decidir. Toma las riendas. Y sobre todo, disfruta de aquello que haces en cada minuto de tu vida.
Foto Credit: Eduardo Francisco Vazquez

Deja un comentario

shares