Branding Autocomplaciente: El emperador está desnudo

Humanización De Empresas

El traje nuevo del emperador” es un cuento que representa perfectamente la ilimitada capacidad del ser humano para la estupidez. Un rey desnudo tan estúpido como para no reconocer que está desnudo… y un pueblo que le sigue la farsa, por miedo. 

Es por eso que me encanta. Y lo suelo citar en mis formaciones, relacionándolo con branding y comunicación, porque describe la realidad autocomplaciente de muchas organizaciones y cómo esta autocomplacencia se plasma en las estrategias de marca.

Por supuesto, está genial que una empresa comunique aquello que hace mejor que nadie. Claro, hay que venderse. Lamentablemente, existe un tipo de branding que es ridículamente autocomplaciente . Un branding hecho para empresas que se autosatisfacen, que se gustan a sí mismas desde un narcisismo que parece no tener fin, rozando lo ridículo.Ya sabes a qué tipo de marcas me refiero, no es necesario dar nombres. Esto también podría aplicar a algunas marcas personales.

Por eso, el paralelismo con “El traje nuevo del emperador” va como anillo al dedo. Y es que la historia se representa de la misma manera: un negocio que se cree el rey, al que un grupo de súper-consultores de branding le hacen un traje y le dicen que le queda de maravilla y quién no lo vea, es que no tiene ni idea del tema (y/o es estúpido). 

Pero hoy en dia, hay un “pequeño detalle” que se pasa por alto: “el pueblo” ya no tiene miedo y te va a decir… “ey, tio!! Vas completamente desnudo!!! A quién pretendes engañar.”

La realidad es que tu marca está “en pelotas”.

Y mientras las empresas siguen luchando por enseñar al mundo que la tienen más grande que la competencia , la realidad es que eso es innecesario, porque sus vergüenzas ya están a la vista. Las empresas están en pelotas. Imposible ocultarse detrás de un logo, de la publicidad, de los slogans tipo “somos los mejores en” o “la marca número uno en XXX” … Eso suele ser ridículo.

“ Las compañías deben darse cuenta que sus clientes se ríen frecuentemente. De ellas.

(Manifiesto Cluetrain, postulado nº20.)

Y sospecho que, de momento, va a seguir así… Da miedo enfrentarse a la realidad sobre el traje y reconocer su ausencia. Da miedo reconocer que tu negocio está desnudo ante todo el mundo. Es incómodo, pero es lo que hay.

Las compañías que no se dan cuenta que sus mercados ahora están interconectados persona-a-persona, y por consecuencia volviéndose más inteligentes y profundamente unidos en conversación, están perdiendo su mejor oportunidad.

(Manifiesto Cluetrain, postulado nº18)

Cuando haces el branding que importa, el branding de confianza, el branding de contacto, no respondes una llamada de un cliente o colaborador, cuando no contestas un email , cuando una entrega no llega a tiempo, cuando no cuidas a tus trabajadores… ahora ya no hay dudas, ahora hay evidencias.

Y no amigos, no hay traje, los emperadores hoy van más desnudos que nunca.

Foto: kinojam

Deja un comentario

shares