7 claves tras 12 años de #MarcaPersonal

Marca Personal

Justo en septiembre de hace 12 años, inicié mi trabajo en relación al concepto de marca personal. Desde entonces y hasta el día de hoy he hecho muchas formaciones, workshops, consultorías, etc.. Gracias a ello, he podido ayudar a muchas personas a gestionar y comunicar su propia carrera profesional.

La experiencia durante estos años me ha demostrado que en el fondo, la marca personal es “sencillamente” el resultado de una elección: puedes elegir gestionarla o no gestionarla. 

En resumen, el escenario te plantea dos opciones en relación a la marca personal: 

  • Puedes escoger no hacer nada con ella y dejar que otras personas, empresas o proyectos en los que trabajes la moldeen por ti. 
  • Puedes escoger tomar el control sobre ella y crear una estrategia sobre cómo, qué y dónde vas a comunicar… e intentar influir en las percepciones que los demás tengan de ti como profesional, explicando quién realmente eres.

Hay que tener claro que las dos opciones son igualmente válidas. Ninguna es (ni debería ser) mejor que la otra. Hay personas que no trabajan su marca personal activamente y les va muy bien. Sencillamente es una elección personal.

Si estás leyendo este texto, es probable que hayas escogido (o estás a punto de escoger) la opción sobre tomar el control de tu marca personal. Es por eso que quiero dejarte por aquí escritas algunas conclusiones que, después de más de una década de trabajo, creo que marcan la diferencia entre las personas que consiguen sus objetivos en relación a su propia marca y las que no. ¡Espero que te ayuden!

1 – Trabajo. No hay atajos.

Trabajar tu marca personal e ir a por objetivos profesionales más elevados significa trabajar más y sobre todo, mejor. No hay recetas ganadoras, ni fórmulas mágicas, ni universos que conspiran, ni leyes de atracción… si quieres ir más allá, tendrás que trabajar más allá. Y esa es la “cruda” realidad. Siento ser tan directo y puede que me tire piedras a mi propio tejado como consultor, pero necesito ser honesto en este aspecto. 

Luego, por supuesto, hay técnicas, recursos y personas que te podrán ayudar a optimizar al máximo los recursos y tiempo del que dispones e inviertes en tu desarrollo personal y profesional. Pero el factor clave para llegar más lejos es la dedicación. 

Te dejo un artículo relacionado con esto que para mi, es uno de los mejores en marca personal que se han escrito: “Stop Asking Me About Your Personal Brand, and Start Doing Some Work.”

2 – Foco

“Es sencillo de entender: para tener éxito hay que ser experto en algo, y para ser experto en algo tienes que echar muchas horas. El problema es que las horas son limitadas (24 horas, no se pueden tener más) y si te dispersas, tus resultados se resienten. El talento brilla en la medida que lo cultivamos, de otro modo va languideciendo poco a poco.”

Este es un genial texto de Francisco Alcaide, de su artículo “El talento no sirve para nada” 

Por mi parte, poco más que añadir… La marca personal requiere foco, tanto para lo que haces como para lo que comunicas. Sin estar focalizado, tu mensaje y tu posicionamiento se verán “condenados” a la no consecución de objetivos por dispersión.

3 – Consistencia y Coherencia

No puedes comunicar un día una cosa y al otro, otra. Tu discurso tiene que tener una cierta consistencia temporal y cumplir con un mínimo de coherencia 

Por supuesto, todos vamos evolucionando como profesionales e incluso podemos tener momentos de inflexión en el que cambiemos mucho de sector profesional. Con algunos de mis clientes he trabajado precisamente sobre esto, sobre su “Plan B”.  

Pero es imprescindible comunicar, siempre comunicar. Narra tu evolución.

4 – Paciencia

Entiendo que hay situaciones en las que urge un posicionamiento, porque se necesita llegar a un punto en concreto de forma rápida. Por ejemplo, cuando tenemos el objetivo de encontrar empleo o conseguir más clientes. 

Pero un posicionamiento orgánico, emocional y humano, que cree vínculos reales con personas que te sigan más allá de un interés puntual en algo, necesitarás paciencia. Los vínculos humanos no son algo que se construya rápido.

5 – Riesgo

Para construir una marca personal potente, hay que arriesgar. Hay que arriesgar para crear una propuesta de valor única que impacte realmente en los demás tiene que tener una propuesta algo arriesgada. 

Atrévete a romper el “status quo” de tu sector. Propón algo nuevo, fresco, interesante… polariza a tu audiencia, sé genuino, no pretendas gustar a todo el mundo. 

“si eres uno más, serás uno menos” (Andrés Pérez Ortega)

6 – Sustentada en proyectos

Tu marca personal va a enamorar, pero tus proyectos avalan tu experiencia. Ponen de manifiesto tu expertise y son tu mejor “llamada a la acción”. 

Los proyectos reales son los que hacen que aquella persona a la que has llegado y con la que has empatizado, pase a la acción, descuelgue el teléfono y te llame. 

Si no tienes proyectos, créalos, búscalos, participa en ellos (ONGs, charlas, grupos de debate…). Pocas veces un proyecto va a venir a buscarte y pedirte que “salgas a bailar”.

7 – Humanización y Vulnerabilidad

Cuenta tanto tus logros como tus baches, pregunta tus inquietudes, pide consejo a tu comunidad. Cuidado, no te conviertas en un “robot al que todo le sale bien”….eso no genera ningún tipo de empatía.

¿Cómo comunicar de manera más humana y vulnerable? recomiendo que escuches la entrevista que le hice a Mariam Veiga , en el podcast “Human Talks”. Ella es una crack en esto y en la entrevista da algunas claves de cómo comunicar de manera vulnerable y humana, de manera efectiva. 
Si ésta manera de trabajar en marca personal resuena contigo y quieres trabajar conmigo tu marca personal, escríbeme a info@fransegarra.com y nos ponemos manos a la obra.

Deja un comentario