La administración. Solo con oír (o en este caso leer) el término, ya nos viene a la mente una avalancha de conjeturas, opiniones preestablecidas y prejuicios de las personas que trabajan dentro de su sistema. Y es que si para nombrar a un sector, nominalizamos un verbo, eso ya significa muchas cosas. Nominalizar significa inmovilizar, cerrar, hermetizar y dejar sin posibilidad de cambio a aquello que define.

Pero, a parte de aquellos procesos mentales que ocurren cuando uno piensa en el sistema administrativo, quiero centrar el “tiro” de este texto en el papel que desempeña (o puede desempeñar) el personal branding en el sector público. Gracias a Patricia Vazquez Paz, suscriptora del blog, me propuso una interesante reflexión (¡Gracias Patricia! espero que el texto cumpla tus expectativas!): ¿Desarrollar marcas personales potentes, coherentes, humanas, dentro de la administración es una oportunidad o, quizás pueda suponer un hándicap para el individuo dispuesto a hacerlo?

Quizás en un ámbito tan “estandarizado” como el de la Administración, uno pueda pensar, de entrada, que se trata de un sector incompatible con el desarrollo de marcas personales. Pero creo que echar la culpa al contexto puede esconder una excusa para no tomar el control.

Me explico, con un ejemplo:

Seth Godin, en su libro “¿Eres imprescindible?”  propone que todo el mundo puede, dentro de su trabajo, crear arte. Hay una frase que me encanta y que intento seguir en aquello que hago:

“He visto a gente que hacía arte en trabajos inimaginables. Hay camareros, escritores, músicos, médicos, enfermeros y abogados que encuentran el arte en sus trabajos” Seth Godin

Si piensas que, en tu puesto de trabajo, sea cual sea, no puedes crear arte, ser brillante y encantar con tu marca personal, solo te estás excusando.

La pregunta es: ¿vas a permitir que el sistema en el que desarrollas tu trabajo aplaque las posibilidades que tienes de sobresalir y de crear arte, en cada pequeña cosa que haces?

En mi opinión, un sector profesional en el que las personas que participan en él muestran interés en trabajar de manera activa su marca personal, es un sector que se está humanizando, que desea conectar con las personas que hay “al otro lado del mostrador”. Que quiere ser más humano.

¿Y qué sector podría necesitar más de este proceso que el sector público?

Necesito creer que las personas que trabajan dentro de un sector, que a veces, efectivamente, tiene procesos deshumanizados, luchan por quererlo humanizar. Quiero creer que existe esta pulsión interna.

Humanizar y desarrollar el arte en el trabajo, solo puede nacer de las personas. De su voluntad y de su actitud. Porque creo que la marca personal no va de saber venderse. Va de saber comprarse a uno mismo. De aceptarse y de tomar el control. No nace en mejorar la atención a tus clientes, nace de atenderse mejor a uno mismo. Cuando “saneas” tu interior y tomas el mando, empiezas a disfrutar. Y eso repercute en el exterior. Garantizado.

Desarrollo de marca personal para empleados de la administración pública: ¿Hándicap? Ninguno. ¿Oportunidad? Absolutamente. Incluiría: Necesidad.

¿Eres empleado de la administración? ¿Qué opinas sobre la combinación de marca personal y función pública? ¡Que se abra el debate!
¡Anímate! Comenta este post 🙂

ImagenFelix E. Guerrero