Sin coherencia no hay #marcapersonal

 

Primero auto-reconocerse, luego proyectar.

Una historia maravillosa sobre una canción, un ponente con un carisma incomparable y una pregunta tan antigua como la propia humanidad, tal y como la conocemos. Esto podría ser un buen inicio para entender por qué tu marca personal debería estar principalmente forjada en base a la coherencia.

Aquí te dejo el vídeo de esta historia para luego continuar:

 

La marca Personal y la infinidad de nuestra identidad.

“En el fondo somos de ningún lado del todo y de todos lados un poco” diría Drexler para definir qué es identidad. Y es que si nos preguntamos quiénes somos… probablemente no sabremos la respuesta.  ¿Eres capaz de responder quién eres? Claro que no. Dime… ¿Quién es capaz de responder a esto? Seguramente alguien que, en realidad, no sabe quién es. O que se engaña.

Creo que lo realmente interesante de ser humano, es precisamente aquello que nos da poder y nos hace únicos e irrepetibles: la profundidad infinita de nuestra identidad. Eso es algo que ninguna forma de inteligencia artificial nunca nos podrá arrebatar. Por qué los robots si saben quién son, para qué han sido creados y cuál es su función en este mundo. Nosotros nunca lo sabremos del todo. Ahí está la gracia del asunto de ser humanos: nuestro sentido en la vida no viene predeterminado, lo debemos construir (y a veces no nos queda otra que re-construir) a cada paso que damos. Ahí reside la magia.

¿Marca Personal podría reducirse a coherencia?

En las formaciones que imparto sobre marca personal, me gusta hablar de Auto-REconocimiento y no de Auto-conocimiento. Es más interesante, más preciso y más práctico (por eso cree la herramienta del Capital Vital) Reconocer aquello de nosotros que podemos usar para crear un mensaje que los demás entiendan.

¿Y cómo hacer que los demás entiendan nuestra complejidad? Solo hay un camino, siendo coherentes. Es por eso que creo que el 90% del trabajo de desarrollar sobre marca personal se trata de reducir la distancia que separa aquello que se proyecta con aquello que se es en realidad.

Marca Personal es coherencia. Y si no, es oportunismo… y el oportunismo es un camino de muchos.

Por que si hay algo más potente que aquello que  nos hace querer estar cerca de la gente que sobresale, es el rechazo de trabajar al lado de aquellas personas que nos hacen dudar sobre si nos mienten, que no son coherentes entre lo que son y lo que proyectan  y se mueven entre sombras, sonrisas de plástico y ego desmesurado..

¿Personal branding? ¿Marketing Personal? ¿Coaching?…. ¿Qué más da?

Como comentaba en un anterior post, quizás nunca ha ocurrido la revolución de la marca personal. Bueno, vale, ok. Pero creo que la marca personal si ha significado una respuesta adaptativa a los nuevos entornos en los que nos encontramos. Entornos totalmente volátiles, inciertos… en definitiva, líquidos, en los que las personas cada vez confiamos más en otras personas (“ People trust People”), pero personas de verdad.

Y es por eso que cuando realizo alguna formación en marca personal, no me interesa tanto que mis alumnos salgan cargados de claves y herramientas. Me interesa equiparlos con un cambio de “mentalidad” indispensable para mi: “¿estás decidido a ser más coherente?”.

¿Personal branding? ¿Marketing Personal? ¿Coaching?…. ¡Qué más da! Puedes tomar el camino que quieras… pero trabaja por tu coherencia para sobresalir en un mundo donde todo es incierto y a veces, demasiado ambiguo (o falso).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies